Fuentes de luz

Excitación de fluorescencia óptima en la muestra

La intensidad de fluorescencia adecuada solo puede conseguirse si la fuente de luz es potente en el rango cercano a la radiación ultravioleta

 

Resultan especialmente adecuadas las lámparas de mercurio de muy alta presión y las lámparas de xenón de alta presión, dos tipos de lámpara de descarga de gas.

  • Las lámparas de mercurio presentan un espectro de líneas característico con líneas Hg de gran intensidad.
  • Las lámparas de xenón emiten un espectro continuo en la región visible con una intensidad media constante.

 

Las lámparas de mercurio de muy alta presión son las fuentes de luz más populares para el trabajo de fluorescencia en general gracias a su potencial para aplicaciones universales y a su potente región ultravioleta, violeta y verde y a su adecuada zona azul.

La fuente de luz estándar para la microscopía de fluorescencia es la lámpara de mercurio de muy alta presión Hg de 100 W. La óptica de iluminación de la trayectoria del haz luminoso incidente en el microscopio se ha igualado exactamente con el tamaño del campo iluminado de este tipo de lámpara, lo que se traduce en una mejoría significativa en el flujo de luz y en la transmisión ultravioleta.

Las lámparas de alta presión de Hg de 100 W y la de xenón de 75 W utilizan corriente continua estabilizada para conseguir una incandescencia muy estable.

Para el trabajo de fluorescencia rutinario en el laboratorio, se puede utilizar la lámpara de muy alta presión de 50 W Hg, más económica, si no se requiere una gran luminosidad.