Cuadros

La limpieza y restauración al detalle de cuadros implica el uso de microscopios digitales y estereoscópicos precisos que se puedan adaptar a una gran variedad de tipos y tamaños de cuadros. Los microscopios de Leica para limpieza y restauración de cuadros cuentan con posiciones de zoom variables, lo que le permite trabajar con aumentos bajos y analizar hasta el más mínimo detalle. Para cuadros más grandes existen las opciones con estativos de suelo.


La mejor solución de microscopía compuesta

Microscopio estereoscópico Leica M60 para restauración y conservación de cuadros

Analice y restaure una gran variedad de cuadros con el microscopio compacto y modular Leica M60 F12 para conservación de arte. Este microscopio estereoscópico con zoom 6,3:1, estativo de suelo, iluminación focal y la cámara Leica IC80 HD le ofrece la flexibilidad y la resolución que necesita para limpiar e inspeccionar hasta el más mínimo detalle. El Leica M60 F12, compacto y de configuración sencilla, le permite adaptar fácilmente el microscopio basándose en las necesidades de su aplicación.

La mejor solución de microscopía digital

Microscopio digital Leica DVM2500 para restauración y conservación de cuadros

Inspeccione y limpie cuadros con la flexibilidad y el acceso que necesita con el microscopio digital Leica DVM2500 para museos y restauración de arte. Esta solución digital incluye un estativo inclinado flexible y una platina XY giratoria para poder ver hasta el más mínimo detalle en superficies de muestras inclinadas o verticales. El microscopio Leica DVM2500 también incluye el software Leica Application Suite y una cámara rápida Firewire para una limpieza y restauración al detalle.


Este retrato, prácticamente de tamaño natural y que data de la primera mitad del siglo XVII, necesita una importante restauración. © Sammlungen des Fürsten von und zu Liechtenstein, Vaduz–Wien

Willem van Honthorst (1594-1666) "Retrato de un joven sosteniendo un sombrero con plumas en su mano derecha".

El examen a través del microscopio muestra la superficie granular rugosa de la pintura flamenca, que es el resultado de una aplicación posterior de barniz con componentes disueltos de forma deficiente. © Sammlungen des Fürsten von und zu Liechtenstein

Este retrato, prácticamente de tamaño natural y que data de la primera mitad del siglo XVII, necesita una importante restauración. El examen a través del microscopio muestra la superficie granular rugosa de la pintura flamenca, que es el resultado de una aplicación posterior de barniz con componentes disueltos de forma deficiente. © Sammlungen des Fürsten von und zu Liechtenstein, Vaduz–Wien