Madera

Limpie y restaure objetos de madera pintados o barnizados y determine la estructura y los componentes de las capas aplicadas con los microscopios estereoscópicos y de investigación de Leica. Estas soluciones flexibles se combinan con estativos de mesa o suelo, cámaras digitales y software de análisis de fácil manejo para ayudarle en su trabajo de conservación de madera.


La mejor solución de microscopía estereoscópica

Microscopio estereoscópico Leica M60 para conservación de madera

El microscopio estereoscópico Leica M60 para conservación de obras de arte en madera ofrece una amplia variedad de estativos para una máxima flexibilidad que se adapta a sus necesidades concretas. Ya sea para limpiar y restaurar la madera como para determinar su composición o estructura, esta solución le ofrece una gran profundidad de enfoque y un amplio campo de visión para ver y analizar con mayor detalle. Este sistema modular incluye un una iluminación LED que ahorra energía, la cámara digital Leica MC170 HD y el software intuitivo LAS Annotation y LAS Report, lo que lo convierte en un completo paquete para conservación y restauración de obras de arte en madera.

La mejor solución de microscopía digital

Microscopio digital Leica DVM2500 para conservación de metales

Analice, restaure y conserve obras de arte 3D en metal con el microscopio digital Leica DVM2500 para conservación de arte. Este completo paquete incluye una cámara rápida FireWire y el software de fácil manejo Leica Application Suite para un análisis y documentación detallados. Los objetos metálicos con superficies verticales o inclinadas se observan fácilmente con la platina XY giratoria y el estativo inclinado flexible.


Aparador flamenco de finales del siglo XVII decorado con paneles lacados japoneses y taracea con un motivo conocido como marquetería arabesca. Se ha utilizado un microscopio estereoscópico para analizar y limpiar la superficie, identificar los daños y tomar y analizar muestras. © Rijksmuseum Ámsterdam

Con la ayuda de un estativo de suelo se pueden investigar incluso las zonas de difícil acceso. Se analizaron los daños en el aparador con el microscopio y se documentaron con una cámara digital. Esta zona de daños estaba cubierta por una pintura de una flor. Se realizó en Europa, probablemente con pintura al óleo. Debido a que forman parte de la historia del objeto, se tomó la decisión de no quitar estas pinturas superpuestas. © Rijksmuseum Ámsterdam