Contacto

Inspección del tratamiento multicapa en la industria del automóvil

Entrevista con F. Javier Ruiz Balbas, jefe de laboratorio en Atotech España

Recubrimientos de níquel semibrillante y níquel brillante sobre una capa de cobre en plástico ABS. Fotografía: Atotech España

La industria del automóvil de hoy día utiliza una gran variedad de tratamientos decorativos y funcionales para mejorar las superficies de los vehículos.

Se ha demostrado que los métodos tradicionales de control de calidad para inspeccionar estas muestras multicapa son laboriosos, y con ellos se corre el riesgo de que se escapen defectos.

Un nuevo enfoque que combina un sistema de preparación de la superficie de blancos y un microscopio óptico ofrece nuevas posibilidades de velocidad y fiabilidad.

F. Javier Ruiz Balbas, jefe de laboratorio en Atotech España, explica su experiencia con el sistema.

Atotech es uno de los principales proveedores mundiales de productos químicos especiales, equipos, servicios y soluciones para tableros de circuito impreso, embalaje avanzado y fabricación de semiconductores, así como de acabado de superficies decorativas y funcionales.

F. Javier Ruiz Balbas, jefe de laboratorio en Atotech España

¿Podría describir brevemente el flujo de trabajo de su departamento de Control de Calidad y las tareas de las que se ocupa? ¿Qué tipos de defectos busca? ¿Qué tipo de revestimiento comprueba?

Ruiz Balbas: Nuestro flujo de trabajo de control de calidad en Atotech España consiste fundamentalmente en la recepción de piezas en las que se ha identificado un defecto. Dicho defecto se somete a un análisis de secuencia por medio de preparación metalográfica —etapas de corte y pulido— para realizar inspecciones sucesivas. Una vez se ha preparado la muestra correctamente, procedemos a realizar su inspección mediante microscopía de luz y microscopía electrónica de barrido. Nuestro trabajo consiste generalmente en realizar exámenes metalográficos y mediciones centrados en defectos de superficies generados en depósitos metálicos, como cobre, níquel, cromo, zinc, oro, etc.

¿Cuáles son los desafíos específicos a los que se enfrenta? 

Ruiz Balbas: La tarea más complicada en nuestro flujo de trabajo es adquirir la máxima información sobre un defecto en el menor tiempo posible.

Metal de latón recubierto de Ni/Ni/Cr. Capa de Ni semibrillante, Ni brillante y Cr en la parte superior. La muestra se preparó utilizando el Leica EM TXP. Fotografía: Atotech España

¿De qué manera han cambiado las demandas de control de calidad en la industria del automóvil con el desarrollo de nuevos materiales? 

Ruiz Balbas: La sostenibilidad es imprescindible en todas las áreas de la industria del automóvil. Esto significa que ahora estamos tratando con productos no CMR (carcinógenos, mutágenos y tóxicos) con propiedades físico-químicas más altas y al mismo tiempo avanzando hacia la reducción de CO2. Todo esto ha llevado a Atotech a invertir durante más de 10 años el 10 % de nuestro volumen de negocios anual en I+D y ciencia de materiales. Esto nos permite ser el colaborador preferido para el tratamiento de superficies en la industria del automóvil. 

¿Cómo marca la diferencia el control de calidad de su empresa?

Ruiz Balbas: Marcamos la diferencia a través de nuestra amplia experiencia en trabajos con técnicas metalográficas. 

¿Cómo era el flujo de trabajo antes de elegir el sistema Leica EM TXP/DM2700 M? ¿Cuáles eran los puntos débiles?

Ruiz Balbas: Cuando se trabaja con los métodos tradicionales para la preparación de muestras, resulta complicado captar los defectos y detalles más pequeños. En muchos casos, factores operativos humanos, tales como la manipulación y la preparación de las muestras, son propensos a que su acabado varíe o, en algunos casos, a la inclinación de la muestra durante los procesos de triturado y pulido. También se requiere el consumo de materiales complementarios de apoyo para el manejo de muestras, como el encapsulado de la muestra con resina. 

Con el sistema de preparación de la superficie de blancos Leica EM TXP, tenemos la posibilidad de progresión durante el corte y pulido del material a través de la secuencia de pasos controlados. Podemos indicar el número de micras que queremos avanzar en el detalle seleccionado. Los pasos de avance del pulido de corte controlados pueden seleccionarse desde 0,5 micras a 100 micras. Antes, no podíamos visualizar en absoluto todo el aspecto de la superficie ni el nivel exacto de la sección transversal en el perfil de defecto. 

Ahora, con la implementación del Leica EM TXP/DM2700 M, esto es posible desde el principio de la sección transversal y durante su preparación hasta su terminación gracias al microscopio estereoscópico integrado, que permite ver la muestra desde diferentes ángulos. 

¿Su resumen sobre el Leica EM TXP/DM2700 M después de haber adquirido experiencia gracias a la rutina diaria? ¿Cuáles son los beneficios del sistema que más ayudan al proceso de su control de calidad?

Ruiz Balbas: Ofrece flexibilidad y permisividad para lograr resultados de alta calidad en poco tiempo. Garantiza la consistencia y la repetibilidad del método de preparación de la muestra que lleva a un análisis correcto de la muestra.

Pruebe la calidad de los sistemas de preparación de muestras Leica con su propia muestra

Share this article

Related Images

Metal de latón recubierto de Ni/Ni/Cr. Capa de Ni semibrillante, Ni brillante y Cr en la parte superior. La muestra se preparó utilizando el Leica EM TXP. Fotografía: Atotech España

El Leica EM TXP es un dispositivo de preparación de blancos para fresar, aserrar, triturar y pulir muestras antes del examen mediante técnicas de SEM, TEM y LM.

El microscopio vertical para el análisis de materiales Leica DM2700 M con iluminación LED universal