Óptica corregida a infinito

Actualmente, la óptica corregida a infinito es la óptica estándar de todos los microscopios de investigación comerciales. Se coloca una lente de tubo entre el objetivo y el ocular para crear una imagen intermedia real a través de la combinación del objetivo y la lente de tubo.

Entre el objetivo y la lente de tubo, los haces de luz son paralelos. Este llamado espacio infinito puede alojar elementos ópticos adicionales, como un filtro de fluorescencia en la trayectoria de la luz sin crear un cambio en el plano focal o aberraciones esféricas.

Otra ventaja de la trayectoria de luz infinita es su flexibilidad con respecto a la longitud de la trayectoria óptica y, por tanto, al diseño mecánico del microscopio.

= Objetivos para óptica infinita