Microscopio digital DVM6: Todo en foco, todo bajo control

 

Sr. Foroughi, ¿por qué es importante no perder el contacto con la ergonomía en la microscopía?

Muy fácil: sólo aquellos que están relajados no cometen errores. El campo de aplicación típico del microscopio DVM6 suele ser el control de calidad, por ejemplo en la industria del automóvil o electrónica. A veces docenas de muestras pasan sobre la mesa todos los días para ser inspeccionadas. Cada una de ellas debe ser cuidadosamente revisada y comparada con las imágenes de referencia obtenidas. Con un microscopio de ocular convencional, el ojo tiene que volver a enfocar una y otra vez: primero mirando a través del ocular a la muestra, luego mirando las imágenes guardadas con el microscopio. Nadie puede soportar este cambio constante durante mucho tiempo sin perder la concentración.

 

Obviamente, el monitor es la mejor interfaz de usuario cuando se inspeccionan grandes cantidades. ¿Qué más ofrece el microscopio DVM6 en términos de ergonomía?

Bastante. Por ejemplo, la operación con una sola mano. Durante el funcionamiento, las lentes se pueden cambiar con una sola mano y el accionamiento híbrido inteligente manual/motorizado para la fase de muestra y el ajuste del enfoque proporciona una comodidad adicional para una mayor facilidad de uso.

 

En cuanto a los objetivos: durante la inspección, se requieren diferentes factores de aumento, desde una visión general hasta el control de los detalles más pequeños. Muchos laboratorios utilizan microscopios diferentes para este propósito, ¿puede el DVM6 también hacer una diferencia aquí?

La gama de aumentos del microscopio DVM6 está diseñada para que se pueda realizar tanto la inspección macroscópica como la microscópica. El cambio se realiza en cuestión de segundos. Este rango es posible gracias al factor de zoom 16:1. En combinación con la selección de objetivos adecuada, es posible obtener valores de aumento de 12x a 2.350x. No debe olvidar que el autoenfoque, con la opción de seguimiento continuo, también elimina la necesidad de tener que enfocar la muestra manualmente.

 

Este microscopio obviamente ahorra mucho tiempo. Y como se trata de un sistema digital, me surge la cuestión de cómo está resuelta la comunicación con el software.

Nuestro paquete de software LAS X es el complemento óptimo para el microscopio DVM6, especialmente para tareas repetitivas. El sistema graba automáticamente todas las opciones en proceso de fondo. Las funciones codificadas mantienen siempre los datos precisos, fiables y sin errores.

 

Un instrumento tan avanzado tecnológicamente como el DVM6 requiere ciertamente mucho entrenamiento, ¿no es así?

Todo lo contrario: la operación de ajuste y captura de imagen es muy simple y, para el usuario habitual de laboratorio, se limita a unos pocos pasos. La razón es sencilla: ahorra tiempo y garantiza resultados precisos de manera repetitiva. Y en última instancia, eso es lo que cuenta.

 

 

Related Images