Primera retrospectiva de la obra de Carel Fabritius

Restauración de "El jilguero" con microscopios estereoscópicos Leica

El arsenal municipal de Delft explotó el 12 de octubre de 1654 y destruyó una gran parte de la ciudad. Carel Fabritius, de 32 años, se encontraba entre los que perdieron la vida en este desastre.

En aquella época, ya era famoso y se le consideraba uno de los mejores artistas. Con su extraordinario y hábil movimiento del pincel, era el alumno de más talento de Rembrandt y su sutil representación de la iluminación influyó al joven Vermeer.

La enorme explosión destruyó su estudio, por lo que solo se ha conservado una pequeña parte de sus pinturas. Su calidad excepcional marca a Fabritius como uno de los auténticos "genios" de la pintura flamenca del siglo XVII.

En la actualidad conocemos unas 15 pinturas de Fabritius, que se reunirán por primera vez. El Staatliche Museum Schwerin y el Mauritshuis Den Haag organizarán la primera retrospectiva de la obra de Carel Fabritius (1622-1654).

El centinela y El jilguero, las obras más destacadas de la exposición, son obras maestras indiscutibles de la pintura flamenca. En El centinela Fabritius inició un tratamiento completamente nuevo y original de la luz.

Tuvo éxito al expresar la absoluta tranquilidad de esta escena bañada por el sol de un soldado descansando y su perro. Como paso previo de la exposición, "El jilguero" se ha restaurado a la vista del público. El tratamiento ha incluido la eliminación del barniz descolorido para que vuelvan a emerger los colores brillantes originales. Siga la restauración de El jilguero. En las películas MPEG se proporciona un informe semanal del trabajo en curso del conservador.