Todo controlado de un vistazo: volumen de campo como un nuevo criterio de calidad en microscopía estereoscópica

A menudo se necesitan microscopios estereoscópicos en áreas de producción como la fabricación de productos médicos y electrónicos (audífonos, marcapasos cardiacos), debido a que la impresión espacial es fundamental para la fabricación y reparación de piezas de trabajo.

Durante décadas, ingenieros y diseñadores ópticos ingeniosos se han enfrentado al reto de desarrollar la microscopía estereoscópica hasta los límites de lo ópticamente posible. Al hacerlo, siempre están limitados por la interrelación entre la resolución, el aumento y la profundidad de campo: cuanto mayores sean la resolución y el aumento de un microscopio, menor será la profundidad de campo. Sin embargo, una profundidad de campo reducida dificulta las tareas de ensamblaje y fabricación.

Con el FusionOptics™ desarrollado para el microscopio estereoscópico de alto rendimiento Leica M205 en 2007, Leica Microsystems consiguió avanzar un paso más allá de los límites previos de la microscopía estereoscópica clásica y aumentar la resolución y la profundidad de campo por igual.

Volumen de campo más grande para productividad máxima

El volumen de campo es el volumen que muestra un microscopio estereoscópico con un enfoque nítido. El volumen de campo se calcula a partir del área del campo visual multiplicada por la profundidad de campo.

Con los valores del campo visual y la profundidad de campo, el Leica A60 alcanza un volumen de campo de 22,6 cm3, un resultado varias veces mayor que el de instrumentos comparables. Aunque la resolución y el aumento son métricas importantes para microscopios estereoscópicos de alta gama, el volumen de campo es el indicador principal para un microscopio estereoscópico rutinario. Todas las partes de una muestra que están dentro de este volumen se muestran con un enfoque completamente nítido. En la práctica, esto significa que las tareas de volver a enfocar y mover la muestra son menos necesarias. Se acorta y se facilita el flujo de trabajo, se reduce el riesgo de errores y se mantiene la capacidad de concentrar durante un periodo más largo. Todos estos factores unidos provocan un aumento considerable de la productividad.

Leica A60: el microscopio estereoscópico que ve más

Para tareas de ensamblaje y reparación, además de la profundidad de campo, el tamaño del campo visual, el área visible por el microscopio, es un característica básica de un microscopio estereoscópico. Esta característica también se ha tenido en cuenta al desarrollar el nuevo microscopio estereoscópico Leica A60. Se ha seleccionado el rango de aumento de 5 – 30× de modo que, con 46 mm, dispone del campo visual más grande de su clase en el aumento inicial. Además, el Leica A60 proporciona una profundidad de campo de 13,6 mm en el nivel de zoom más pequeño con el FusionOptics™ utilizado. Esto permite un enfoque nítido incluso de componentes altos, en los que antes el usuario tenía que volver a enfocar.

El secreto de FusionOptics

FusionOptics permite utilizar un órgano que es excepcional en numerosos aspectos: el cerebro humano. Además de pensar, de controlar el cuerpo humano y de proporcionar una inmensa memoria de datos, juega un papel en numerosas áreas de la vida sin que nos demos cuenta de ello. Asimilamos nuestro entorno con dos sensores ópticos, los ojos humanos. El cerebro procesa los dos canales de imágenes para crear imágenes tridimensionales, lo que también nos permite clasificar objetos en cuanto a la profundidad de espacio. Únicamente gracias a esto somos capaces de evaluar y manipular las estructuras espaciales más pequeñas.

Sin embargo, el cerebro lleva a cabo proezas aún más sorprendentes. Los problemas de visión en un ojo, que son muy comunes, se compensan sin problemas.

FusionOptics, desarrollado en colaboración con el Instituto de neuroinformática en el Instituto federal suizo de tecnología (ETH Zurich) y la Universidad de Zurich a cargo del Dr. Kiper, aprovecha al máximo este efecto. El canal de imagen derecho es responsable de la resolución, mientras que el canal izquierdo proporciona una profundidad de campo grande. El cerebro asimila la mejor información de ambas fuentes. Este enfoque óptico aporta dos importantes ventajas. La resolución óptica es idéntica a la de conceptos existentes, mientras que la percepción de profundidad es aprox. un 100% mejor que la del enfoque clásico, ¡en cada ajuste de aumento!

Related Images